Indicador de coyuntura: Julio 2016

El Ind-ALdE se ha actualizado para el mes de junio con los datos publicados hasta mayo de ventas y de producción industrial, y hasta junio de renta y de afiliados. El indicador sigue estancado en torno a los valores que ha tomado desde el año 2015. Una vez incorporados los nuevos datos, el valor del indicador en junio es de 2,8, inferior al valor de abril (3,3) y ligeramente superior al de mayo (2,2).

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, los indicadores individuales que forman parte del Ind-ALdE muestran signos ambiguos. Los indicadores que presentan datos en mayo indican una ralentización de la recuperación económica, mientras que los indicadores que presentan datos para el mes de junio muestran una leve mejora. Entre los primeros, los valores de renta y afiliados suben de 4,5 y 2,1 en mayo a 5,4 y 2,9 en junio. Entre los segundos, la producción industrial y las ventas bajan de 8,9 y 4,9 en abril a 4,0 y 2,2 en mayo.

Alineamiento y corrupción política

Recientemente hemos disfrutado en Sevilla del XIX Encuentro de Economía Aplicada. El premio ALdE Jóvenes Investigadores 2016 fue para Miguel Angel Borrella Mas, quien nos ha enviado una entrada del trabajo ganador que podeis encontrar aquí. Mi más sincera enhorabuena al premiado.


ALINEAMIENTO Y CORRUPCIÓN POLÍTICA. TEORÍA Y EVIDENCIA EMPÍRICA EN ESPAÑA

La corrupción política observada a nivel local se ha convertido en uno de los principales problemas del país en los últimos años, con más de 200 municipios acusados formalmente de prácticas corruptas entre 1999 y 2011 (Jiménez et al, 2013).

Examinar el alineamiento político entre gobiernos locales y regionales es importante para entender este fenómeno. Por ejemplo, el efecto podría ser positivo si los municipios alineados se benefician de un control más laxo por parte del gobierno regional cuando el mismo partido controla ambos niveles. El análisis se realiza con de una base de datos propia creada a partir de un amplio conjunto de noticias publicadas online en los últimos 15 años, relacionadas principalmente con fraude en sobrefacturación, desvío de fondos públicos y sobornos entre 1999 y 2011. Como medida de control, se ha comprobado caso por caso cuando el escándalo de corrupción publicado en los medios realmente ocurrió.

Comparando la probabilidad de ser corrupto entre el grupo de municipios alineados, gobernados al mismo tiempo por el mismo partido, y el grupo de no alineados, se muestra que los primeros son significativamente más corruptos. Específicamente, el alineamiento político incrementa la corrupción política local en 2.2 puntos porcentuales, con respecto al 5.7% de media en los municipios no alineados. Además, el análisis heterogéneo del efecto de estar alineado revela que el mismo es más pronunciado en aquellos municipios alineados con i) un tamaño presupuestario por encima de la media, ii) más de 10.000 habitantes, iii) el principal partido de centro-derecha controlando ambos niveles y iv) mayoría absoluta en el gobierno regional.

Estos resultados empíricos son consistentes con una extensión de un modelo simple de rendición de cuentas electorales, desarrollado en Persson and Tabellini (2000). En el mismo, los políticos en el poder maximizan la probabilidad de reelección decidiendo el nivel óptimo de rentas públicas que extraen para su propio beneficio personal, aprovechando que las mismas no son perfectamente observadas y, por lo tanto, no se castigan con certeza. La extensión se introduce al permitir que tanto la competencia de los políticos desarrollando su cargo como la probabilidad de detectar casos de corrupción sean dependientes del alineamiento entre los gobiernos locales y regionales.

Este artículo extiende la literatura evaluando el alineamiento político, que se había centrado en mostrar un incremento en las transferencias recibidas por gobiernos locales alineados (Bracco et al., 2014; Brollo and Nannicini, 2012; Solé-Ollé and Sorribas-Navarro, 2008), investigando si el alineamiento afecta directamente a la corrupción. También contribuye a la literatura estudiando las causas de la corrupción, la cual había encontrado que la misma se fomenta tanto con un gobierno central débil (Shleifer and Vishny, 1993) como al tener recursos adicionales en la economía local (Brollo et al, 2013; Tella and Alles, 1999), analizando si las características del sistema electoral, la riqueza en los municipios y el signo del partido político gobernándolos afectan a la corrupción.

En conclusión, la estructura del escenario político español, donde i) cualquier partido puede estar al frente de diferentes niveles de gobierno al mismo tiempo, ii) el sistema electoral se basa en la representación proporcional y iii) los políticos son elegidos mediante listas de partido cerradas, puede contribuir a aumentar la corrupción en las administraciones locales (Persson et al., 2003). La mayor habilidad de los políticos alineados para obtener contratos públicos y proyectos, por ejemplo en la interacción con las empresas que proveen productos y servicios a distribuir como bienes públicos, puede constituir un ejemplo de cómo explotar los diversos canales que un partido puede tener al controlar tanto el gobierno local como el regional.

Enlace al artículo completo:

https://www.dropbox.com/s/rq48cwph288d22w/Borrella_corruption_jobmarketpaper.pdf?dl=0

REFERENCIAS

Bracco, E., Lockwood, B., Porcelli, F. and Redoano, M. (2015). Intergovernmental grants as signals and the alignment effect: Theory and evidence. Journal of Public Economics, 123 (C), 78-91.

Brollo, F. and Nannicini, T. (2012). Tying your enemy’s hands in close races: The politics of federal transfers in brazil. American Political Science Review, 106, 742-761.

Brollo, F. and Nannicini, T., Perotti, R. and Tabellini, G. (2013). The Political Resource Curse. American Economic Review, 103 (5), 1759-96.

Persson, T. and G. Tabellini (2000): Political Economics: Explaining Economic Policy, vol. 1 of MIT Press Books, The MIT Press.

Persson, T., G. Tabellini, and F. Trebbi (2003): Electoral Rules and Corruption, Journal of the European Economic Association, 1, 958-989.

Shleifer, A. and R. W. Vishny (1993): Corruption, The Quarterly Journal of Economics, MIT Press, 108, 599-617.

Solé-Ollé, A. and P. Sorribas-Navarro (2008): The Effects of Partisan Alignment on the Allocation of Intergovernmental Transfers. Differences-in-Differences Estimates for Spain, Journal of Public Economics, 92, 2302-2319.

Tella, R. D. and A. Ades (1999): Rents, Competition and Corruption, American Economic Review, 89, 982-993.

Indicador de coyuntura: Mayo 2016

El Ind-ALdE se ha actualizado para el mes de abril con los datos publicados hasta marzo de ventas y producción industrial, y hasta abril de renta y de afiliados. El indicador sigue estancado en torno a los valores que ha tomado durante el año 2015. Una vez incorporados los nuevos datos, el valor del indicador en marzo es de 3,2, levemente superior al valor de febrero 2,2.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, los indicadores individuales que forman parte del Ind-ALdE muestran signos ambiguos. Los indicadores que presentan datos en abril indican una leve mejoría de la situación económica mientras que los indicadores que se publican en el mes de marzo muestran un leve empeoramiento. Entre los primeros, los valores de renta y afiliados suben de 4,9 y 2,5 en marzo a 6,0 y 3,2 en abril. Entre los segundos, la producción industrial y las ventas bajan de 5,4 y 2,1 en febrero a -1,6 y 1,6 en marzo.

indica1

indica2

La evolución reciente del Ind-ALdE coincide con la que han marcado otros indicadores de actividad económica como el Indicador Sintético de Actividad (ISA) que elabora el Ministerio, aunque se encuentra disponible hasta marzo.

isa

Indicador de coyuntura: Abril 2016

El Ind-ALDE se ha actualizado para el mes de marzo con los datos publicados hasta febrero de ventas y producción industrial, y hasta marzo de renta y de afiliados. El indicador sigue estancado en torno a los valores que ha tomado durante el año 2015. Una vez incorporados los nuevos datos, el valor del indicador en marzo es de 2,4, marginalmente superior al valor de febrero de 2,2.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, la mitad de los indicadores individuales que forman parte del Ind-ALdE repiten los valores registrados en el mes anterior mientras que la otra mitad mejoran el dato. La producción industrial y las ventas crecen en febrero 5,9% y 2,1%, frente a los valores que presentaron en enero de 0,7% y 1,5%. Por su parte, la renta y los afiliados crecen 4,9% y 2,6% tanto en febrero como en marzo.

indica1

indica2

 

Negociación y pacto

Ambos términos —que requieren obligadamente, claro está, un tercero: diálogo— es el mandato que con mayor frecuencia viene saliendo de las urnas en los países europeos. Tampoco ahora España constituye excepción alguna. El resultado de las elecciones irlandesas de la semana pasada, con un voto más fragmentado que en ocasiones anteriores, es la enésima expresión de un fenómeno de alcance general. Dicho de otro modo: si hay algo que aquí ha sido rechazado por quienes votamos el pasado 20 D es la pretensión de gobernar en solitario o de trazar “líneas rojas” o “cordones sanitarios” contra unas u otras formaciones políticas con representación parlamentaria. En el tiempo político que se ha abierto, la capacidad de diálogo será atributo capital. Que haya buena o mala “química” entre los líderes no es lo relevante; su trabajo ahora es entenderse, su oportunidad y su responsabilidad.

Y proceder con diligencia. La alternativa a la falta de entendimiento aboca a repetir las elecciones, una opción que hará crecer la incertidumbre y que consumirá un tiempo precioso para afrontar retos que no pueden esperar sino al precio de agravarse. El Círculo Cívico de Opinión (www.circulocivicodeopinion.es) lo ha resumido en cinco puntos que merece atender.

Mayor incertidumbre, primero, por lo que supone toda demora en afrontar un desafío de enorme magnitud como es la decisión del gobierno catalán de “desconectar” con España y de fortalecer el independentismo hasta alcanzar la mayoría social. Problema que hace irrenunciable el mantenimiento de la legalidad, pero también la búsqueda urgente de un nuevo pacto territorial consensuado en todo el país, para que pueda encontrar cabida una Cataluña renovada en una España renovada.

Segundo, por la urgencia de cuestiones como es el calendario para la refinanciación de los altos niveles de endeudamiento que nos siguen hipotecando, el ajuste del déficit, y otras medidas de carácter económico y social que no está en condiciones de encarar un gobierno en funciones.
Tercero, porque estaríamos en precario para participar como actor relevante en la actual encrucijada de Europa –crisis de los refugiados, terrorismo yihadista, Brexit-, en plena revisión de sus funciones y políticas. No cabe esperar de Europa la solución a nuestros problemas, y es urgente que cancelemos nuestro ensimismamiento para contribuir a fortalecerla. España, además, está perdiendo posiciones importantes en todo el escenario internacional —señaladamente en Iberoamérica— que un gobierno en funciones no puede cubrir con toda la energía necesaria.

Cuarto, porque es del todo probable que el resultado de unas nuevas elecciones, a celebrarse a finales del mes de junio, no garantice un cambio sustancial en la representación de las distintas fuerzas políticas, sin facilitar tampoco mejores condiciones para un pacto de gobierno, que con las pautas actuales no se conseguiría hasta el próximo otoño.

Y quinto, por las indeseables consecuencias que tendría para el prestigio y la legitimidad de las fuerzas políticas, como un todo, y de la misma reputación internacional de España.

Lo que ocurra estos días será una piedra de toque.

Indicador de coyuntura: Febrero 2015

El Ind-ALDE se ha actualizado para el mes de enero con los datos publicados hasta diciembre de ventas y producción industrial, y hasta enero de renta y de afiliados. El indicador parece haberse estancado en torno a los valores que ha tomado durante el años 2015. Una vez incorporados los nuevos datos, el valor del indicador en enero es de 2,6, un poco por debajo del nivel de diciembre.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, todos los indicadores individuales que forman parte del Ind-ALDE excepto la renta presentan valores por debajo de los registrados en el mes anterior. La producción industrial y las ventas crecen en diciembre 2,9% y 2,1%, frente a los valores que presentaron en octubre de 5,9% y 4,7%. Por su parte, la renta y los afiliados pasan de crecer 4,3% y 3,3% en diciembre a crecer 4,9% y 3,1% en enero.

El tiempo sí importa

La democracia es principios pero también formas; estas sirven para respetar aquellos, facilitando que prevalezcan. Las formas, a su vez, son comportamientos pero también formalidades —“trámites”, como gustara decir Tierno Galván—, que implican protocolos pautados, cuya inobservancia contribuiría a desnaturalizar el sistema. La democracia requiere sus tiempos.

Especialmente en situaciones complejas como la que han deparado los resultados del 20D. Porque, en contra de lecturas sesgadas o simplonas, las urnas no se han pronunciado inequívocamente ni a favor del cambio ni a favor de la continuidad; se ha fragmentado la representación parlamentaria, pero sin una decantación inapelable hacia uno de los lados. Por eso el escenario resultante es todo menos simple, y moverse en él exige tiento y tiempo, pues obliga a consultas, negociaciones y acuerdos no fáciles. Lo óptimo sería encontrar un buen equilibrio entre esos dos polos, entre el amplio respaldo que han obtenido las opciones partidarias de poner coto a las malformaciones del bipartidismo alternante y el apoyo no pequeño que siguen teniendo las posiciones establecidas. Descartar de partida —vetos mediante— a unos u otros interlocutores no es el mejor camino para encontrar la combinación adecuada. Esto es, la que más se ajuste a las preferencias expresadas con el voto: cambio pero no radical, continuidad pero no prolongación de un estado de cosas insatisfactorio para la mayoría. Estabilidad para reformar, una buena síntesis.

El paso de los días, por otra parte, aunque lento dadas las tareas que esperan, no está resultando indiferente al desenlace. Dos casos, al menos, lo corroboran. Primero: los que precisamente por su desprecio de las formas parece que quisieran autoexcluirse. Segundo: los que son víctima de su propia indolencia frente a la principal amenaza de nuestra democracia: la corrupción, esa voraz planta que trepa por el árbol de la política, y que no podrá extirparse mientras convivir con ella no implique pérdida de poder o de oportunidades de conseguirlo.

Hay que aprovechar, en todo caso, cada hora. No están las circunstancias para pausas ni cómodos recesos: ni en el entorno más próximo, ni en nuestra propia casa. El proyecto europeo vuelve a situarse en una encrucijada: a las muchas tensiones políticas y sociales que ha provocado la crisis económica se suman hoy el impacto del terrorismo, la crisis de los refugiados y conflictos geoestratégicos de largo alcance. Terreno fértil para la proliferación de propuestas y movimientos populistas con voluntad de parar o desandar parte de lo ya recorrido: “la Europa del no”, como se ha escrito con brillantez (J. Gual): la que no acepta cuotas de refugiados, la que se opone a culminar la unión bancaria, la que no quiere compartir el control del cambio climático, la que recorta derechos políticos… En todos esos flancos los próximos meses serán decisivos, una instancia adicional de urgencia para despejar los componentes de incertidumbre que dependen de nosotros mismos. Desde la perspectiva económica, dicha clarificación no admite demoras: el calendario para la refinanciación de los altos niveles de endeudamiento es inapelable y la confianza de los agentes económicos tiene ahora los dos ojos puestos en el clima político.

Tiempo, sí, pero solo el estrictamente necesario. Incluso en carnaval.

Indicador de coyuntura: Enero 2015

El Ind-ALDE se ha actualizado para el mes de diciembre con los datos publicados hasta noviembre de ventas y producción industrial, y hasta diciembre de renta y de afiliados. El indicador sigue indicando que el ritmo de la actividad económica ha perdido vigor desde la segunda mitad de 2015. Una vez incorporados los nuevos datos, el valor del indicador en diciembre es de 3,8, solo un poco por encima del nivel de noviembre.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, todos los indicadores individuales que forman parte del Ind-ALDE presentan valores por encima de los registrados en el mes anterior. La producción industrial y las ventas crecen en noviembre 5,7% y 4,6%, frente a los valores que presentaron en octubre de -0,2% y 2,7%. Por su parte, la renta y los afiliados pasan de crecer 4,3% y 2,8% en noviembre a crecer 4,4% y 3,1% en diciembre.

Indicador de coyuntura: Diciembre 2015

El Ind-ALDE se ha actualizado para el mes de noviembre con los datos publicados hasta octubre de ventas y producción industrial, y hasta noviembre de renta y de afiliados. Como mensaje para terminar el año 2015, el indicador indica que la recuperación de la actividad que se inició en 2013 se confirma en 2014 y se afianza en 2015. No obstante, parece que el ritmo de la actividad económica ha perdido vigor desde la segunda mitad de 2015. Una vez incorporados los nuevos datos, el valor del indicador en noviembre es de 3,5, un poco por debajo de los valores que presentaba a principio de año cercanos a 5.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, todos los indicadores individuales que forman parte del Ind-ALDE presentan valores por debajo de los registrados en el mes anterior. La producción industrial y las ventas crece en octubre -0,3% y 2,8%, frente a los valores que presentaron en septiembre de 3,7% y 3,4%. Por su parte, la renta y los afiliados pasan de crecer 5,8% y 3,8% en octubre a crecer 4,2% y 2,8% en noviembre.

ind1

ind2

Como es costumbre en la última entrada del año me gusta hacer un pequeño balance de la evolución económica anual. El 2015 comenzó con valores del indicador cercanos al 5% aunque desde el pasado verano la evolución del indicador muestra síntomas de agotamiento. Esta evolución coincide con la que han marcado otros indicadores de actividad económica como el Indicador Sintético de Actividad (ISA) que elabora el Ministerio.

isa

La pérdida de vigor en el movimiento de los indicadores coincide con la evolución del PIB de la economía española. El primer trimestre del año empezaba creciendo un 0,9%, el segundo trimestre aceleró su ritmo de crecimiento al 1% y acabó el tercer trimestre subiendo un 0,8%.

pib

¿Qué podemos esperar en el cuarto trimestre? De consolidarse las tendencias registradas en los indicadores disponibles a la fecha de cierre del último observatorio económico del Servicio de Estudios del BBVA publicado a comienzos de diciembre y siguiendo el modelo de previsión de corto plazo conocido como MICA-BBVA, se estima que el avance trimestral del PIB podría alcanzar un 0,8%, situándose en valores cercanos a los del trimestre precedente. Por tanto, se confirmaría que el crecimiento de la economía española seguiría siendo sólido.

mica

 

Si hoy es viernes, esto aún es España

Publicado en El Mundo el viernes 9 de Octubre (Día de la Comunidad Valenciana). Texto: Jordi Paniagua

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/10/09/56177a74ca4741653a8b46a3.html

El enredo catalán recuerda a la disparatada comedia Si hoy es martes, esto es Bélgica (1969) en la que un grupo de turistas americanos se proponen visitar la mayor parte de los países europeos en tan sólo 18 días. Sin ocasión de disfrutar del viaje, logran cumplir su reto acumulando fotos frenéticamente, pero sin saber dónde han estado exactamente. En Cataluña, una serie de turistas de la política se ha propuesto un reto similar: acumular el mayor número de votos sin tener la más mínima idea de cómo quedaremos todos al final del viaje.

Si además de viernes, hoy es 9 d’Octubre, en Valencia todavía compartimos país con nuestros vecinos del norte. Parafraseando al gran Vinicius de Moraes: Porque hoy es viernes, hay la perspectiva del sábado. Es imposible huir de esa dura realidad. ¿Qué sucedería si mañana sábado el Sénia dibujara una frontera entre nosaltres el valencians i vosaltres els catalans? Se lo avanzo (por si tienen un cierto hartazgo y prefieren dedicar los minutos de la lectura posterior a preparar la Mocaorà): la independencia tendría un alto coste para Cataluña, pero también para el resto de España y muy especialmente para Valencia.

El encaje de Cataluña nos afecta especialmente en Valencia. Cataluña, además del vecino del norte, es el principal socio comercial de Valencia y la única vía terrestre hacia Europa. La independencia política de momento no tiene el poder para decidir sobre la geografía. A diferencia de otras CCAA, que ya se han preocupado de potenciar el corredor central para hacer llegar sus productos a Europa de manera alternativa, las exportaciones valencianas (60% por medios terrestres) pasan necesariamente por Cataluña.

importexportCV

Valencianos y catalanes somos más que vecinos. Puede que no compartamos ni identidad ni acento, pero compartimos un mismo espacio común. Ese espacio común que es un estado democrático es mucho más que el conjunto de sus partes o la suma de balanzas fiscales. Podemos expresar nuestras opiniones libremente en varias lenguas y equivocarnos o acertar al elegir a nuestros gobernantes. Tenemos incluso los mecanismos legales para mejorar lo que nuestros padres pensaron hace treinta años que era lo mejor para nuestro futuro presente.

En el interior de los estados suceden cosas sorprendentes que afectan a su economía. El diseño territorial, la regulación, las preferencias de los consumidores o la redistribución fiscal afectan muy especialmente al patrón y a la composición del comercio. Para muchos economistas, una de las facetas más fascinantes de los estados es que se comercie mucho más dentro de sus fronteras que con el exterior.

En 1995 el profesor McCallum descubrió asombrado que a pesar de las abrumadoras similitudes entre el sur de Canadá y el norte de EEUU, las regiones canadienses comerciaban 20 veces más entre ellas que con sus vecinas estadounidenses. Desde entonces, el «efecto frontera» ha sido ampliamente documentado en multitud de investigaciones a lo largo de distintas fronteras. Durante estos veinte años hemos ido observando y entendiendo mejor sus mecanismos. Por ejemplo, los franceses comercian ocho veces más entre franceses que con los alemanes, aunque éstos últimos sólo lo hacen tres veces más. En promedio, la Europa de los doce comercia cuatro veces más dentro de sus fronteras.

Es justo reconocer (precisamente hoy en la fiesta de todos los valencianos), que fueron tres profesores de la Universitat de Valencia los primeros en cuantificar el efecto frontera para España. Pero no piensen que Spain is different, de hecho somos bastante normales, ya que el caso español arroja unos resultados similares a los del resto del mundo. Los valores fluctúan entre 8,5 para Madrid y alrededor de 60 veces para las Islas Baleares. En Valencia estamos cerca del promedio nacional y exportamos 21 veces más al resto de España que al extranjero. Cataluña no es una anomalía. El comercio de Cataluña con el resto de España es 22 veces mayor que con el extranjero (esto significa que las empresas catalanas exportan un 2200% más a otras autonomías que al resto del mundo).

Imaginemos que una Cataluña «libre» fuera un país normal dentro de la UE. En este caso sería razonable suponer que sus patrones comerciales fueran los que observamos habitualmente en economía comercial. Por consiguiente, no es descabellado pensar que observáramos en un hipotético estado Catalán el mismo efecto frontera que en el resto todos los países normales (puede que en Suiza no tanto). Sería sorprendente aspirar a ser un país normal en todos los aspectos menos precisamente en este. Como sucedió entre Eslovaquia y la República Checa tras su ruptura en 1993. Tan sólo en cinco años el comercio entre checos y eslovacos descendió un 20%. Aceptemos a Cataluña como estado de compañía y estudiemos cómo afectaría el cambio del patrón comercial a la economía.

Supongamos que Cataluña se independiza elegante y amistosamente, conservando unas instituciones plenamente democráticas. Sin ningún boicot, dentro de la UE, manteniendo relaciones cordiales con sus ex vecinos y sin realizar ninguna transferencia fiscal. Dibujemos tan sólo una frontera en el Sénia e imaginemos que tenemos las mismas fricciones comerciales con Cataluña que con Portugal. Bajo este escenario, los profesores de la Universidad de Edimburgo, Comeford, Myers y Mora (Revista de Economía Aplicada, 2014), estiman, mediante un equilibrio general para esta nueva economía, un descenso de las rentas catalana y española del 6,1% y 3,9% respectivamente. La desconexión catalana es también una desconexión española y nos afecta a todos.

Son las cifras conservadoras del empobrecimiento mutuo, ya que el análisis presupone que se eliminan totalmente las transferencias fiscales y supone que Cataluña se abre más al mundo (y menos a España). Pero es improbable que un nuevo estado catalán esté exento de un cierto grado de distribución fiscal. Al integrarse en Europa como un país con un PIB por encima de la media, Cataluña sería un contribuyente neto, como Alemania u Holanda. En vez de contribuir a la solidaridad territorial con Andalucía y Extremadura directamente, lo haría a través de la caja en Bruselas junto con las aportaciones para el resto de regiones más desfavorecidas de Europa. Con el nivel actual de transferencia fiscales, el descenso del PIB Catalán sería más del doble, un 12,8%.

Sin embargo, el flujo fiscal tiene una segunda derivada: ayuda a compensar los flujos y tensiones migratorias entre países y regiones. Es cierto que nadie paga con una sonrisa los impuestos, sobre todo cuando no se disfruta proporcionalmente de la inversión y servicios públicos. Pero la evidencia empírica nos indica que cuando se corta el tren del dinero, se fleta el tren de la migración. Migración, comercio y desigualdad van de la mano. Puede que el sistema actual de solidaridad interterritorial no sea ni óptimo ni justo y se podría mejorar sin duda. Es cierto que la subvención limita el desarrollo del sur. Pero las experiencias pasadas (en los tiempos donde no existían transferencias de renta) nos invitan a pensar que en un sistema sin apenas transferencias disminuye el bienestar social neto.

Por tanto, la redistribución fiscal no es una aportación enteramente altruista. Salimos ganando todos. La solidaridad entre territorios viene normalmente acompañada de una relación comercial. El mecanismo es parecido a la máxima franciscana: «dando es como se recibe». Parte del aumento de la renta de las regiones receptoras se destina a importar productos y servicios de las regiones que más recursos aportan a las arcas del estado. En teoría, la balanza comercial compensa la fiscal y todos salen favorecidos. El problema es que en el caso catalán esto no sucede.

Cataluña comercia principalmente con las otras CCAA que presentan un déficit fiscal como Valencia, Aragón, Madrid, País Vasco y Baleares. Exceptuando Andalucía, que es el principal destino de las exportaciones catalanas, las CCAA con una balanza fiscal positiva son las que menos comercian con Cataluña. Es decir, que Cataluña da pero no recibe tanto. Este es uno de los puntos centrales que esconde el argumentario independentista, dando no se recibe, o al menos no se recibe tanto.

En cambio, en Valencia la situación es diferente. Las balanzas fiscal y comercial se ajustan mejor en Valencia que en Cataluña. La mayor parte de nuestras exportaciones regionales van dirigidas hacia Cataluña, más del doble que a cualquier otra CCAA. Pero a diferencia de Cataluña, el comercio valenciano es más intenso con CCAA netamente receptoras (Andalucía, Murcia, Castilla la Mancha) y nuestro déficit fiscal se compensa en parte con un superávit comercial.

Un parón brusco en la solidaridad interterritorial provocaría bien una carga sobre las CCAA donantes o una disminución de las cantidades recibidas por las receptoras. En cualquiera de los dos casos, la economía valenciana se vería perjudicada. Bien porque aportaríamos más a la hucha común o porque nuestros principales socios comerciales tendrían menos dinero disponible para comerciar con nosotros. Por lo tanto, la caída del PIB Valenciano estaría más cerca del 12% catalán que del 6% español.

Más allá de las balanzas comerciales y fiscales, existe un tercer factor que habitualmente pasa desaparecido. El efecto frontera no afecta únicamente al volumen del comercio, también incide sobre su composición. No todas las empresas son iguales, las menos productivas abastecen al mercado doméstico y a partir de cierto umbral de productividad, las empresas se lanzan a la exportación. El umbral de productividad entre Valencia y Cataluña aumentaría, ya que sería más difícil exportar productos «made in Catalonia» o «made in Valencia (Spain)». La evidencia empírica nos hace pensar que las barreras administrativas inciden negativamente sobre el umbral de productividad necesario para comerciar. Esto significa que empresas que antes comerciaban libremente descubren que ya no les sale a cuenta hacerlo. Una hipotética secesión relegaría a las empresas menos competitivas al mercado doméstico.

Las empresas con una productividad media o alta también se verían afectadas. La reciente crisis es un desgraciado laboratorio para estudiar este tipo de efectos. Investigaciones recientes demuestran que algunas de estas empresas ajustarían la calidad de sus productos a la baja para hacer frente a shocks exógenos en la demanda de productos o en la disponibilidad de crédito. Una rebaja de la calidad permite vender más barato a menos coste y superar el corte. Sin embargo, la mayoría de empresas no pueden variar demasiado la calidad de sus productos. Estas empresas se ven abocadas a vender los mismos productos a precio menor para mantenerse a flote. A corto plazo, la única opción realista para muchas empresas con una productividad media-baja (como la mayoría de las empresas de nuestro entorno) es bajar los salarios. Parte de estas empresas lograrían seguir exportando, pero no por su mejor calidad o valoración, sino vía deflación salarial. A corto plazo las empresas catalanas y valencianas se embarcarían en un viaje a la deflación y la mediocridad.

Sin embargo, con el paso de los años la situación se estabilizaría para volver a niveles parecidos a los de hoy en día. Pero ese largo plazo estaría precedido de un corto plazo con salarios más bajos y una caída estimada del PIB diez veces superior a la de la crisis del 2007. Ha pasado casi una década desde el inicio de la crisis y aun no hemos logrado niveles de empleo parecidos a los de entonces. Pero parece poco probable que la amalgama política salida de las urnas del 27-S acepte alegremente asumir más recortes para llegar a un destino incierto de aquí 10, 20 ó 30 años. Más bien al contrario.

¿Cómo se puede construir un país normal sin asumir los costes normales de ser un país? Incrementar la soberanía nacional en una economía global conlleva un coste. Si no se está dispuesto a asumir el coste económico se pagará un peaje democrático. Una frontera soberana entre países democráticos empobrece a ambos, por ejemplo disminuyendo el comercio. En cambio, países opacos, por ejemplo los paraísos fiscales, gozan de las ventajas del comercio y de la soberanía simultáneamente.

Jordi Paniagua es profesor de la Universidad Católica de Valencia e investigador asociado del Instituto de Economía Internacional.

Anteriores Entradas antiguas

Visita nuestra web para información sobre actividades

http://www.alde.es