El triunfo de la injusticia: cómo los ricos evaden el pago de impuestos y cómo hacer que paguen: el caso de EE.UU.

El pasado 15 de octubre se publicó un libro de lectura obligatoria para los economistas (académicos o no) y los estudiantes de economía interesados en los temas de los impuestos, la desigualdad de la renta (y la riqueza) y los instrumentos que pueden ser útiles para reducir estas desigualdades. En el libro se trata el caso particular de la economía americana, pero el contenido puede ser aplicable a otros países como España en pleno debate sobre si se debería endurecer la tributación de la riqueza (o patrimonio).

El libro que lleva por título The Triumph of Injustice: How the Rich Dodge Taxes and How to Make Them Pay (“El triunfo de la injusticia: cómo los ricos evaden el pago de impuestos y cómo hacer que paguen”) ha sido escrito por dos economistas académicos que han revolucionado con sus multiples trabajos el estudio de la desigualdad. Se trata de Emmanuel Saez Gabriel Zucman, ambos de  (la Universidad of California, Berkeley, EE.UU. [1]

La desigualdad social sigue creciendo en Estados Unidos a pesar de lo que diga el presidente Donald Trump. Su reforma fiscal de 2017, que debía beneficiar a la clase media y a los trabajadores, según defendió al presentar la reforma y sigue defendiendo en la actualidad, no deja de ser otra de sus patrañas.

Del libro de Emmanuel Saez y Gabriel Zucman podemos destacar tres ideas fundamentales.

En primer lugar, que los ricos estadounidenses pagaron en el 2018 por primera vez menos impuestos que el resto de los ciudadanos. En concreto, el grupo de los 400 estadounidenses mas ricos (top 400 de la lista de Forbes) pagaron el pasado año por primera vez menos impuestos, incluyendo los tributos federales, estatales y locales, que el resto de grupos. De hecho, las familias más adineradas abonaron un tipo medio efectivo impositivo [2] (la que realmente se paga, no el tipo medio nominal impositivo) de un 23%, mientras que para la mitad inferior de los hogares estadounidenses (bottom 50%) estuvo más de un punto porcentual por encima, en el 24,2% (véase gráfico adjunto).

En contraste con los estos últimos datos de 2018, los 400 más ricos pagaban en 1980 unos tipos medios efectivos impositivos del 47%, cifras inferiores al 56% de 1960 o el máximo alcanzado del 70% en 1950. En cambio, los tipos medios efectivos impositivos del bottom 50% han registrado pequeñas variaciones en décadas. Y como anécdota muestran que por primera vez en más de un siglo, los multimillonarios ahora tienen tipos medios efectivos impositivos más bajos que sus secretarias.

En segundo lugar, que la mayor desigualdad registrada en EE.UU. tiene un motor: un sistema fiscal injusto. Además explican con claridad cómo el país se apartó del sistema tributario más progresista de su historia para adoptar políticas que solo sirven para gravar la riqueza de unos pocos.

En tercer lugar, plantean que las elecciones deliberadas de los políticos han conducido en la actualidad a tres  efectos perversos del sistema tributario de EE.UU.: a) la exención gradual de los propietarios del capital; b) la aparición de una nueva forma de evasión fiscal;  c) el nacimiento de una espiral de competencia fiscal entre las naciones.

Por otro lado, Sáez y Zucman proponen una reinvención novedosa y práctica de los impuestos, proponiendo reformas tributarias que puedan permitir que la justicia fiscal triunfe en un mundo globalizado de hoy y que la democracia prevalezca sobre una riqueza concentrada en pocas manos.

Finalmente, los autores han diseñado un sitio web complementario pionero que permite al lector una evaluación de las políticas impositivas las propuestas en el libro y realizar u8na simulación de su propia reforma fiscal alternativa. La dirección web es taxjusticenow.org.

—–

[1] Otras lecturas recomendadas de estos autores son:

World Inequality Database (WID.world) with Facundo Alvaredo, Lucas Chancel, Thomas Piketty, and Gabriel Zucman; World Inequality Report 2018, Harvard University Press.

“Distributional National Accounts: Methods and Estimates for the United States” with Thomas Piketty and Gabriel Zucman, Quarterly Journal of Economics 133(2), 2018, 553-609. [(first draft NBER Working Paper No. 22945, December 2016) (Online Appendix) (Slides) (Website and Data) (WCEG Summary)]

“Income Inequality in the United States, 1913-1998” with Thomas Piketty, Quarterly Journal of Economics, 118(1), 2003, 1-39 (Longer updated version published in A.B. Atkinson and T. Piketty eds., Oxford University Press, 2007) (Tables and Figures Updated to 2018 in Excel format, October 2019).

[2] Porcentaje real que una persona física o jurídica paga a la Hacienda Pública. Se obtiene aplicando primero a la base imponible el tipo de gravamen (tipo nominal impositivo), que puede ser el impuesto de sociedades (IS) o el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Este cálculo da como resultado la cuota íntegra, a la que hay que restar las deducciones para obtener la cuota líquida. Por último, la cuota líquida se multiplica por 100 y se obtiene el tipo medio efectivo de gravamen.

Los precios de la vivienda en EE.UU. se mantienen en niveles pre-crisis 2007

Los precios de la vivienda en EE.UU. se mantienen en niveles previos a la crisis financiera de 2007, lo que indica la fortaleza del mercado inmobiliario.

En relación a los precios de la vivienda, el catedrático de Economía de la Universidad de Yale y premio Nobel de Economía 2013 por sus aportaciones al análisis empírico de los precios de los activos (acciones, bonos, vivienda), Robert Shiller, elabora desde 2006 a través de su empresa Macromarkets LLC (en colaboración con Standard & Poors y Corelogic), los índices S&P CoreLogic Case-Shiller Home Price.

Estos índices reflejan la evolución de los precios de la media nacional (National) y de las viviendas de las diez y de las veinte áreas metropolitanas más importantes del país: a) el Composite-10 (Nueva York, Boston, Washington, Miami, Chicago, Denver, Las Vegas, Los Ángeles, San Francisco y San Diego); y b) el Composite-20 (Nueva York, Boston, Washington, Miami, Chicago, Denver, Las Vegas, Los Ángeles, San Francisco, San Diego, Atlanta, Charlotte, Cleveland, Dallas, Detroit, Minneapolis, Phoenix, Portland, Seattle y Tampa). Las últimos cifras disponibles de los índices S&P CoreLogic Case Shiller Home Price corresponden a los datos relativos a agosto de 2019.

La evolución histórica del índice Composite-10 se muestra en el primer (índice en niveles, 2000 = 100), y segundo gráfico (tasas de variación anual en %) y cubre el periodo de enero de 1987 a agosto de 2019. El pico mas alto se registró en plena burbuja inmobiliaria (2003-2005) en 2005. Desde 2006 a 2012 se produjo el pinchazo de la burbuja y la brusca reducción de precios. Finalmente, los precios de la vivienda comenzaron a recuperarse desde 2013, aunque los aumentos son más moderados que registrados en el periodo de la burbuja.

 

En el tercer gráfico se muestra la variación de los precios de la vivienda (de las veinte ciudades más grandes de EE.UU., del índice nacional y de los índices 10 y 20) en relación con sus máximos históricos registrados durante la burbuja inmobiliaria de mediados de la década de 2000.

Por un lado, los datos indican que 13 de las 20 ciudades (color verde) han superado sus máximos anteriores de los precios registrados en la burbuja, lideradas por Denver y Dallas cuyos precios son más de un 50% más altos que en sus picos anteriores. En segundo lugar, en 7 ciudades (color rojo) los precios de las viviendas siguen siendo en la actualidad mas bajos que sus máximos anteriores (lidera el ranking negativo Las Vegas, con un -17%), mientras que tres ciudades muy importantes como Nueva York, Chicago y Washington DC aún no han podido recuperar los precios máximos alcanzados en la burbuja.

Fuente: Beskope
Fuente: Beskope

 

En el cuarto gráfico se muestra cuánto han subido los precios de las viviendas desde sus valores mínimos alcanzados después del estallido la burbuja inmobiliaria. Si bien los precios de las viviendas alcanzaron su punto máximo en 2005 durante la burbuja inmobiliaria para la mayoría de las ciudades, en última instancia no tocaron fondo hasta los años 2011 o 2012, dependiendo de cada caso.

Los índices tres índices nacionales (color morado) han subido alrededor del 60% desde sus mínimos, mientras que 14 de las 20 ciudades lo están haciendo en mayor medida. Destacar que los precios de la vivienda de San Francisco son las que más han crecido desde su mínimo (un + 128%), seguido de Las Vegas (+ 116%), Detroit (+ 101%) y Seattle (+ 98%). En el extremo opuesto del ranking, se sitúan los precios de la vivienda de Nueva York, ya que sólo han aumentado un 28% desde sus mínimos de 2013.

Fuente: Beskope

 

En el último gráfico se muestra la evolución de los números índices de los precios de los tres agregados nacionales desde enero de 1989 a agosto de 2019.

Fuente: Beskope

Indicador de coyuntura: Octubre 2019

El Ind-ALDE se ha actualizado para el mes de octubre con los datos publicados hasta agosto de producción industrial y ventas, y hasta septiembre de renta y afiliados. Una vez incorporados los nuevos datos, el indicador baja significativamente de 3,8 en agosto a 0,7 en septiembre. Analizado este nuevo valor en perspectiva, el indicador sigue estando en consonancia con la tendencia decreciente que indica una progresiva ralentización en el ritmo de la actividad económica en España. Sin embargo, parece que el ritmo de agotamiento está empezando a acelerarse.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, todos los indicadores individuales que forman parte del indicador agregado han empeorado su valor. La producción industrial y las ventas crecieron menos en agosto (-0,5% y 0,8%) que en julio (3,3 y 1,5). La renta y los afiliados crecen menos en septiembre (4,0% y 1,7%) que en agosto (6,7% y 1,7%).

indica2

indica1

Efectos no deseados

El buen gobierno es el que anticipa acontecimientos, el que prevé las consecuencias de unas u otras decisiones y pecan de irresponsabilidad los gobernantes que no lo hacen, aunque se afanen después en contrarrestar efectos muchas veces tan indeseados como imprevistos. Nadie lo dudará hoy a la vista del laberinto del Brexit y de la situación en Cataluña.

Allí, a partir de un debate infructuoso en el seno del Partido Conservador, todo empezó por la frívola apuesta –más producto de un “impulso ludópata” que de una decisión meditada– de un primer ministro que se jugó el futuro de su país a la única carta de un referéndum (Areilza). El recurso a la democracia directa y una opción binaria para dirimir un tema de enorme complejidad y trascendencia; una consulta “divisiva y tóxica” –lo dijo en su día el propio Boris Johnson- que arrojó un resultado inesperado: por estrecho margen, los votos se decantaron a favor de la nostalgia del siglo XIX –un Estado plenamente soberano, con memoria aún de la época imperial- frente a las promesas y los riesgos del siglo XXI, como supo resumir con brillantez Joschka Fischer.

Desde entonces, tres años de idas y venidas, de amagos y desmentidos, de fanfarronerías –“Brexit is Brexit”, ¿se acuerdan? –y dimisiones; lo que podría tildarse de “vodevil político” si no tuviese las consecuencias perversas que está acarreando en el propio Reino Unido: menoscabo de prestigio mundial, debilitamiento de la vertebración territorial y de la cohesión social, una opinión pública marcadamente tensionada, pérdida de atractivo para inversiones y talento, apuntes de crisis del sistema constitucional dadas las repetidas y duras refriegas entre Parlamento y Ejecutivo. Nada de ello estaba previsto: costes de la irresponsabilidad.

Tan altos y tan visibles que sin duda actuarán como contraejemplo para otros que pudieran sentir la tentación de abandonar la Unión Europea. Frente a quienes pronosticaban –y alentaban, léase presidente Trump- “efecto imitación” y sucesivos intentos de divorcio, el Brexit no solo ha conseguido que los 27 cierren filas, sino también retomar proyectos de integración antes aparcados. “Vacuna” en vez de “epidemia”, “argamasa” en vez de “dinamita”, en definitiva: tampoco lo pensaron los aprendices de brujo.

Aquí, entre nosotros, aunque las raíces sean alargadas, la atracción al vértigo se hizo más patente en el otoño de 2017, con una temeraria Declaración Unilateral de Independencia como remate de pasos previos –el “procés”–, sin reparar tampoco en su alcance. Desde entonces, la tortuosa senda que todos padecemos. No quiero detenerme ahora en el reparto de culpas entre quienes en su momento pecaron por acción o quienes lo hicieron por omisión. Importa subrayar los efectos perniciosos que se han derivado para toda España y, en particular, para Cataluña: fractura social, retracción empresarial, pérdida de oportunidades, menoscabo reputacional e indisimulable crisis institucional, ya antes pero sobre todo después de las jornadas de violentísima “kale borroka” en las calles de Barcelona. ¿“Ulsterización de Catalunya”? Consecuencias del mal gobierno, en todo caso. Ojalá sirva también de contraejemplo. La democracia española es una democracia curtida, pero cuantos menos zarandeos, mejor.

¿Cómo medir correctamente una recesión económica?: crecimiento real del PIB versus crecimiento real del PIB per cápita

Economistas de la Reserva Federal de St. Louis (EE.UU.) han planteado recientemente la idoneidad de utilizar como hasta ahora la tasa de crecimiento real del PIB para medir los periodos de recesión económica utilizando la metodología sugerida por el National Bureau Economic Research (NBER) de EE.UU.

Recordemos que el NBER define una recesión como dos o más trimestres consecutivos de caída del PIB real. En lugar de utilizar el PIB real la Reserva Federal de St. Louis propone utilizar el PIB real per cápita o renta per cápita (PIB/población total).

En el cuadro adjunto se presentan los episodios de recesión definidos según la metodología del NBER para una selección de países de la OCDE y utilizando los dos indicadores alternativos. En la mayoría de las economías la diferencia de periodos de recesión es mayor si se utiliza el PIB real per cápita, aunque la diferencia es más amplia para el el caso de EE.UU. (15 frente a 10 periodos), y sobre todo, para Australia (8 frente a 3 periodos).

En los dos siguientes gráficos se muestra la tasa de crecimiento del PIB real y del PIB real per cápita para Australia, con los periodos registrados de recesión económica sombreados en gris. Según los datos del gráfico de la tasa de crecimiento del PIB real, la economía australiana no ha tenido una nueva recesión desde 1991. El panorama cambia utilizando los datos del PIB real per cápita. En este caso, la economía australiana ha registrado 3 recesiones desde 1991. Esto significa que aunque el PIB real está creciendo no lo hace lo suficiente para compensar el mayor crecimiento de la población total.

De todas formas, el propio NBER recomienda para catalogar una recesión económica utilizar no sólo la tasa de crecimiento del PIB real (o en nuestro caso el PIB real per cápita), sino realizar también el seguimiento de las tasas de crecimiento de otros indicadores económicos, como la renta disponible de los hogares, el empleo, la producción industrial, y las ventas al por menor y al por mayor.

Las cinco principales compañías del S&P 500 por capitalización bursátil

En el cuadro adjunto se presenta el top 40 de las mayores compañías del índice S&P 500 de la bolsa de New York por capitalización bursátil (market cap, quinta columna). Los datos recogen la cotización de cada acción del pasado 7 de octubre. En la última columna se recoge el cambio de la cotización desde el 3 junio pasado.

Fuente: Bespoke

 

Las dos principales compañías superan en la actualidad el billón de dólares en capitalización bursátil. Encabezan el top 5, Microsoft y Apple, con 1,05 y 1,03 billones de dólares. Recordar que el PIB de España a finales de 2018 fue de 1,20 billones de euros, lo que equivale en la actualidad a 1,09 billones de dólares.

Completan el top 5 de capitalización bursátil, Amazon (860 mil millones de dólares), Alphabet o Google (840 mil millones de dólares), y a mucha distancia Facebook (514 millones de dólares). La compañía Bershire Hathaway (empresa tenedora de acciones de otras compañías y propiedad del magnate Warren E. Buffett) se acerca peligrosamente a Facebook.

En el primer gráfico siguiente se representa la evolución temporal de la cotización de la acción de Apple en los últimos cinco años. Después de caer casi un 40% desde su punto más alto hasta su punto más bajo en el cuarto trimestre de 2018, la acción de Apple ha vuelto a crecer en 2019 hasta casi alcanzar su máximo histórico.

Fuente: Bespoke

 

De hecho, en el segundo gráfico se puede observar que la  acción de Apple es la que más se ha revalorizado desde junio de 2019, con una subida del 32,5%, casi el doble que su seguidor Google (+16,5%).

Fuente: Bespoke

Escala de remuneraciones (salarios y pensiones) en España en 2017

En el cuadro adjunto (hacer clic para verlo más grande) aparece la escala de mayor a menor de las remuneraciones (salarios y pensiones) en la economía española a finales de 2017. Para los salarios se ha utilizado los últimos datos publicados por el INE en su Encuesta anual de estructura salarial 2017 (publicada el 21 de septiembre de 2019). Los datos para 2017 de las pensiones han sido extraídos del Boletín Informativo de la Seguridad Social: Gestión Económica 2017, diciembre, del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Aunque existen datos más recientes de las pensiones hemos utilizado los datos de 2017 a efectos de comparación de datos.

Conviene recordar que hay tres maneras de medir el salario a) el salario medio (o media estadística) que se obtiene de la remuneración total de los salariados (trabajadores por cuenta ajena) dividida por el número total de ocupados asalariados); b) el salario mediano (o mediana estadística) que divide el número de trabajadores entre los que tienen un salario superior al mediano y los que tienen un salario inferior al mediano; y c) el salario más frecuente (o moda estadística) que refleja el salario que más individuos tienen en la población ocupada. Este último indicador es el más adecuado para medir el salario representativo de un trabajador.

El salario medio bruto (antes de efectuar retenciones de las cuotas de la seguridad social y del IRPF) se sitúo en 2017 en 1.650,4 euros al mes, mientras que el salario mediano y mas frecuente se situaron en 1.416,4 y 1.248,7 euros, respectivamente.

Destacar que la pensión media de jubilación (1.106,5 euros) y la pensión media total (946 euros, ponderada por los regímenes de incapacidad permanente, de jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se sitúan “peligrosamente” muy cercanas al salario más frecuente.

La dispersión observada de las pensiones entre las diversas Comunidades Autónomas refleja la dispersión de las cotizaciones asociadas a los diferentes salarios medios en el pasado. De este modo, la pensión media mas alta se alcanza en el País Vasco (1.405,3 euros), mientras que la pensión media más baja se alcanza en Extremadura (891,9 euros).

El salario medio de los hombres (1.885,1 euros) es superior al de las mujeres (1.471,9 euros).

Por último, por tipo de actividad el salario medio es mas alto en los sectores de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (3.715,3 euros) – sectores oligopolísticos y regulados-  lo cual debería ser un incentivo para los alumnos de ingeniería y de formación profesional de estas ramas, mientras que los peor pagados son los trabajadores de la hostelería (1.038,5 euros), lo cual no tampoco  debe sorprendernos (actividades con baja productividad y valor añadido).

Indicador de coyuntura: Septiembre 2019

El Ind-ALDE se ha actualizado para el mes de agosto con los datos publicados hasta julio de producción industrial, ventas, y hasta agosto de afiliados. Una vez incorporados los nuevos datos y sus respectivas revisiones, el indicador sube de 2,2 en julio a 4,2 en agosto. Sin embargo, si analizamos este dato en perspectiva, el nuevo valor sigue estando en consonancia con la tendencia decreciente que indica una progresiva ralentización en el ritmo de la actividad económica en España.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, todos los indicadores individuales que forman parte del indicador agregado han mantenido o mejorado su valor. La producción industrial y las ventas crecieron más en julio (2,9% y 1,5%) que en junio (1,9 y 1,0). Los afiliados crecieron más en agosto (2,6%) que en julio (2,5%). La renta mantiene constante el crecimiento en junio y en julio (4,9%).

indica2indica1

Evolución histórica del agregado monetario de referencia en el Reino Unido, 1844-2017

Los elementos principales de la estrategia de política monetaria de los bancos centrales son tres: a) una definición cuantitativa de estabilidad de precios, b) un papel destacado del seguimiento del crecimiento de la masa monetaria, identificado por un agregado monetario (la liquidez de la economía), y c) una valoración amplia de las perspectivas de evolución de los precios.

En esta entrada del Blog presentamos la evolución del agregado monetario más utilizado conocido como M3 (“broad money”) que abarca el efectivo (monedas y billetes) y todas las formas de activos que podrían usarse para transacciones, como cuentas corrientes y de ahorro, depósitos a plazo y depósitos en moneda extranjera, entre otros. Hemos utilizado el ejemplo de la libra esterlina porque es la serie mas larga disponible a nivel internacional: 1844-2017 (173 años). Mostraremos la evolución de la serie en cuatro variantes: en niveles sin y con logaritmos (en ambos casos en términos nominales), en términos reales,  y en porcentaje del PIB.

En el primer gráfico se muestra la evolución de la serie en niveles en términos nominales (en millones de libras esterlinas corrientes). Parece que el agregado monetario se mantuvo constante hasta 1970 y que comienza a crecerá  partir de esa fecha de manera acelerada. Pero esta percepción es errónea. Para corregir este problema presentamos el segundo gráfico en la que la serie en términos nominales ha sido transformada tomando logaritmos. La transformación logarítmica reduce la escala de las observaciones más extremas. Sin embargo, esta transformación no cambia la tendencia de la variable. La transformación logarítmica es adecuada para estabilizar la variabilidad de la variable cuando dicha variabilidad se incrementa con el nivel de la serie.

En cualquier caso, la oferta monetaria nominal no refleja en sentido estricto el cambio en el ciclo económico. Por este motivo, la variable correcta para el análisis macroeconómico es el agregado monetario en términos reales. De este modo, en el tercer gráfico se ha deflactado la serie en niveles en términos nominales del primer gráfico por la evolución del Índice de Precios al Consumo (CPI) del Reino Unido.

Ahora el agregado monetario en términos reales sigue creciendo en el tiempo, acelerándose en mayor medida a partir de 1980. La causa de está aceleración es que la economía del Reino Unido ha ido creciendo en la mayor parte de la serie. Para recoger este efecto en el siguiente gráfico hemos calculado la ratio de la serie en niveles en términos nominales del primer gráfico por el PIB en términos nominales.

En cualquier caso, se sigue observando que la ratio M3/PIB ha crecido substancialmente desde 1982.  Con mas detalle en 1844 representaba el 34% del PIB y al final del periodo en 2017 alcanzó el 100,4%. La razón de este crecimiento es que a medida que una economía se desarrolla mas desde el punto de vista financiero, el dinero utilizado para las transacciones aumenta más rápidamente de lo que aumenta el PIB nominal.

Indicador de coyuntura: Agosto 2019

El Ind-ALDE se ha actualizado para el mes de julio con los datos publicados hasta junio de producción industrial, ventas  y renta, y hasta julio de afiliados. Una vez incorporados los nuevos datos, el indicador mantiene en julio el mismo valor de 1,5 que tenía en junio. Este nuevo dato está en consonancia con una tendencia decreciente, indicando una progresiva ralentización en el ritmo de la actividad económica en España.

factor

Atendiendo a las tasas de crecimiento interanuales, la evolución de los indicadores individuales que forman parte del indicador compuesto ha sido dispar. La producción industrial y las ventas crecieron en junio (-1,8% y 0,9%) menos que en mayo (1,8 y 1,3). Por contra, la renta creció más en junio (4,9%) que en mayo (4,6%), mientras que los afiliados crecieron prácticamente igual en junio y julio (2,5%).

indica1indica2

Anteriores Entradas antiguas

Visita nuestra web para información sobre actividades

http://www.alde.es