2019: mejor, posiblemente

Tan mal nos lo están poniendo que se anima uno a apostar por darle la vuelta al título de esa película en que Jack Nicholson hace más que nunca de sí mismo (“Peor, imposible”). Graves perturbaciones comerciales y financieras, frenazo brusco de la economía mundial, caídas a plomo de las cotizaciones bursátiles… con una honda recesión en puertas. La guerra comercial entre Estados Unidos y China, junto con el giro en la política monetaria de los Bancos centrales, cuando la deuda global alcanza un volumen enorme (equivalente al 300 por ciento del PIB mundial), se sitúan en la base de las anunciadas tribulaciones, que para los europeos se agudizarán por razón de un Brexit “duro” y la crisis política e institucional con que amenaza el ascenso de movimientos populistas. Los agoreros vuelven a pisar con fuerza. Tales son, en efecto, los vaticinios más generalizados, tanto internacionales como domésticos, con muy pocas excepciones, entre las que cabe destacar el “Informe Mensual” de CaixaBank, fechado el pasado diciembre, donde, a contracorriente, se apunta un 2019 con “buenas perspectivas”.

 Este es también el sentido de nuestra apuesta, y en los dos planos ahora contemplados. Primero, a escala general. Cierta desaceleración, sí, pero nada que recuerde a la Gran Recesión. La Administración Trump y las autoridades chinas, velando antes que nada por sus respectivos propios intereses, alcanzarán, más pronto que tarde, un acuerdo, despejando el comercio internacional de las tensiones sobrevenidas en la segunda mitad del año pasado. La economía de los Estados Unidos seguirá con un ritmo alto, y aunque el crecimiento de China pierda algo de su habitual brío, otros grandes países emergentes —India, Indonesia, México, por ejemplo— van a mantener registros más que notables. Además, tanto Jerome Powell en la FED como Mario Draghi en el BCE demuestran, con sus recientes llamadas a la calma, estar al quite.

 En la Eurozona, a su vez, que tienda a confirmarse un patrón de crecimiento algo más moderado que en los ejercicios más cercanos —solo “algo”: décima arriba, décima abajo— no debe interpretarse en negativo; la tasa de paro es baja, y el buen pulso de la demanda doméstica está compensando el menor dinamismo de las exportaciones. El Brexit —más que melodrama, ópera bufa en algunos momentos—, en la víspera hoy de su comprometido paso por el Parlamento de Westminster, tendrá finalmente el desenlace razonable que avalan siglos de depurada diplomacia británica y el diligente desempeño en este caso de la Comisión y del Consejo europeos. Buena nota para estos, que también se la merecen por la capacidad disuasoria que han hecho valer ante desafíos “iliberales” (en Polonia y Hungría) o “populistas” (en Italia, con motivo del Presupuesto), al tiempo que el auge de fuerzas políticas extremistas está encontrando en las urnas la respuesta de avances muy apreciables de partidos confesadamente proeuropeos y moderados (en Alemania, en Holanda, en Austria).

 No faltan razones, consecuentemente, para combatir el catastrofismo, esa variante histriónica de la mirada pesimista sobre lo que nos rodea, y que tan poco ayuda a superar dificultades.

De España hablaremos otro día.

 

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. J Moya
    Ene 14, 2019 @ 12:43:53

    Reblogueó esto en gestión del conocimiento.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Visita nuestra web para información sobre actividades

http://www.alde.es
A %d blogueros les gusta esto: